Quiromasaje

Podemos considerar el masaje como algo instintivo en el ser humano, solo tenemos que observar cuando un niño se cae y se golpea en una zona de su cuerpo, instintivamente sus manos se dirigen al lugar de la lesión y fricciona la misma. Está realizando un MASAJE. Este instinto natural permite aliviar el dolor producido por la lesión.

La práctica del masaje surge por tanto del instinto para curar, aliviar dolencias y sentir bienestar.

El instinto de realizar fricciones, presiones y deslizamientos con las manos sobre el cuerpo fue evolucionando y tomando forma hasta convertirse en una serie de maniobras aplicadas de manera sistemática con una intensidad, ritmo y profundidad controlada por el masajista.

El término masaje, define una serie de técnicas y maniobras de las manos del operador sobre la superficie corporal del usuario a través de un medio deslizante de una forma ordenada y precisa con la finalidad de crear un efecto de bienestar físico y mental. El masaje es por tanto una forma de redescubrir el cuerpo mediante el tacto.

Los efectos del quiromasaje sobre el cuerpo se producen a tres niveles:

  •  LOCAL. Las maniobras aplicadas sobre una zona concreta del cuerpo tienen un efecto directo sobre la estructura y función del tejido manipulado.
  • REFLEJO. El quiromasaje no sólo se actúa directamente sobre la zona trabajada, también se activan indirectamente vías nerviosas capaces de estimular otras zonas distales, reflejas, del cuerpo.
  • GLOBAL. El cuerpo funciona como un sistema ínter-relacionado por lo que, los efectos generados sobre un área específica afectarán de manera indirecta al funcionamiento general del organismo.

A nivel general el quiromasaje, puede ser aplicado para:

  • Prevención de dolencias y mantenimiento global de la salud
  • Restablecimiento de la salud cuando se ha producido un desequilibrio,
  • enfermedad, global en el organismo.
  • Mejora de la calidad de vida en personas con situaciones de dolor y
  • enfermedad crónica. 
  • Alteraciones emocionales como ansiedad, nerviosismo insomnio, etc.
  • Mejora general del sistema circulatorio. 
  • Alteraciones del tono muscular: contracturas, espasmos, rigidez de las fibras musculares, adherencias entre los tejidos, así como hipotonías musculares -atrofias musculares- por inmovilización (habitual en personas que permanecen en cama durante una larga enfermedad). 
  • Mejora la tonicidad y elasticidad de la piel. Prevención de lesiones, mantenimiento de deportistas.

No dudes en probar nuestros servicios!